Un ambicioso plan en el Congreso quiere dar la ciudadanía a dos millones de inmigrantes

Un ambicioso plan en el Congreso quiere dar la ciudadanía a dos millones de inmigrantes


Plan en el Congreso quiere dar la ciudadanía a dos millones de inmigrantes

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes ha presentado este martes una reforma migratoria que, en caso de aprobarse en el Congreso (el Senado tiene mayoría republicana) y ser firmada por el presidente, Donald Trump, permitiría a dos millones de inmigrantes obtener la nacionalidad estadounidense.

Esta propuesta de ley, bautizada como Dream and Promise Act of 2019, garantizaría el acceso a la residencia permanente (como vía previa a la naturalización) a los conocidos como soñadores (dreamers, en inglés), jóvenes llegados al país de forma ilegal de la mano de sus padres cuando eran niños.

En la actualidad, alrededor de 700.000 de estos jóvenes (dependiendo de los requisitos, pueden ser más de dos millones) están protegidos por la Condición Diferida para los Llegados en Infancia (DACA, en inglés), un programa aprobado por Barack Obama en 2010; que Trump ha finiquitado; y que la justicia ha dejado en vigor temporalmente a la espera de la decisión definitiva de la Corte Suprema.

“Es una prioridad”, ha afirmado la representante californiana Lucille Roybal-Allard, “hay mucho apoyo a los soñadores desde ambos partidos”.

Sin embargo, otras iniciativas similares se han estrellado con el rechazo de los republicanos en el Congreso, y la oposición del presidente, lo que podría condenar también esta medida. La diferencia estriba ahora en que, si la Corte Suprema dicta en contra de DACA, casi un millón de jóvenes quedarían al borde de la deportación, jóvenes por los que incluso Trump, artífice de duras políticas contra los inmigrantes, ha mostrado su simpatía y predisposición a negociar.

La proposición de ley impulsada por los demócratas también incluye a los beneficiarios del estatus de protección temporal (TPS, en inglés), según informa el diario The Washington Post. Más de 400.000 inmigrantes se benefician actualmente de estos visados temporales (que no permiten acceso a la residencia permanente o ciudadanía), pero Trump también ha finiquitado la mayoría de ellos, y la justicia ha congelado su decisión en algunos casos.

El TPS beneficia a personas de países afectados por catástrofes naturales, guerras o crisis humanitarias. En la actualidad, está en vigor para inmigrantes de El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Nicaragua, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Siria y Yemen. Trump ha cancelado estos permisos para El Salvador, Haití, Sudán, Honduras y Nicaragua.

Sin embargo, una corte ha paralizado esa suspensión en el caso de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán, de forma que el Gobierno ha extendido esos permisos hasta enero de 2020 (o hasta que haya veredicto). En el caso de Honduras, el permiso también acaba en enero de 2020. El Gobierno ha extendido los permisos para Somalia (hasta marzo de 2020) y Sudán del Sur (hasta noviembre de 2020), y Yemen (hasta marzo de 2020).

Con la propuesta demócrata, los beneficiarios del TPS también podrían acceder a la residencia permanente y posteriormente a la ciudadanía. Los soñadores podrían pedir su green card si llegaron al país con menos de 17 años y llevan al menos cuatro viviendo aquí, entre otros requisitos. Los beneficiarios del TPS podrían aplicar si llevan viviendo al menos tres años aquí, entre otros requisitos.

Cinco años después, unos y otros podrían aplicar para la ciudadanía.

Por; telemundo.com
03/12/2019

Consulta Gratis

Llámenos hoy para agendar una cita con nuestras abogados de inmigración.