Cómo la lucha del primer dreamer juan manuel montes deportado por trump terminó tan mal

Juan Manuel Montes podría pasar hasta dos años en una prisión federal tras su último arresto mientras cruzaba la frontera de México a EEUU. Su caso tuvo el respaldo de un equipo legal y pudo haber sentado un precedente en la batalla de los beneficiarios de DACA, pero él decidió cerrarlo.

LOS ÁNGELES, California.- En agosto todo pintaba bien para el dreamer Juan Manuel Montes. Entonces se encontraba en México luego de dos deportaciones. Pero sus abogados habían logrado que avanzara la demanda que presentaron contra el gobierno federal en un tribunal de San Diego, e incluso se autorizó un “juicio rápido” para demostrar que lo expulsaron injustamente del país.

Dos meses después Montes tomó una decisión que sorprendió a muchos: le pidió al equipo legal del National Immigration Law Center (NILC) que cerrara su caso. Aún se desconocen las razones. No se volvió a saber de este beneficiario de DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) hasta el 8 de noviembre, cuando las autoridades migratorias anunciaron que lo habían detenido luego de que ingresó ilegalmente al país brincando el cerco fronterizo en la ciudad de Calexico, California.

Es la tercera vez que Montes es puesto bajo custodia federal y, según abogados consultados por Univision Noticias, se han limitado las posibilidades de que viva en el país donde pasó la mayor parte de su vida. Su deportación parece inminente.

La fiscalía federal, por su parte, no ha explicado si pedirá que cumpla una sentencia de hasta dos años en un penal, el castigo máximo para quienes reingresan al país cruzando la frontera ilegalmente.

“La situación de él es gravísima. No hay nada que se pueda hacer por él, desafortunadamente”, dijo a Univision Noticias La Abogada de Inmigración Mariela Camisassa de Los Angeles, CA, quien teme que Montes permanezca dos años en la cárcel por tratarse de un caso que captó la atención de la prensa. “Aprovechan la fama de él para que les dé miedo a otros y no quieran hacer lo mismo”, explicó.

Montes, el primer dreamer deportado por la administración Trump, pudo haber sentado un precedente legal a favor de los beneficiarios de DACA.

“Es un mártir de la causa”, reflexiona el abogado Álex Gálvez, quien –por su parte– cree que el dreamer no será recluido en un penal federal porque no lo deportaron por cometer un delito. “No lo culpo (por su reingreso) si toda su vida estuvo en Estados Unidos. Esta es la lucha que muchas personas enfrentan día a día”, comentó.

Montes, de 23 años, llegó a EEUU a los nueve años de edad y padece una discapacidad de aprendizaje que le quedó tras sufrir una lesión cerebral traumática siendo niño. Trabajaba en los campos de California y Arizona y había estudiado soldadura en un colegio comunitario.

El joven relató que el 17 de febrero se dirigía a una estación de taxis en Calexico cuando un agente de la Patrulla Fronteriza que iba en bicicleta lo detuvo y le pidió una identificación. Montes le dijo que había olvidado su billetera en el auto de un amigo y que no tenía ningún documento para demostrar su estatus migratorio.

Él afirmó que lo deportaron, pero funcionarios federales indicaron que este abandonó voluntariamente el país y que su tarjeta DACA había expirado en 2015.

Estando en México el joven recibió ayuda de amigos, quienes le entregaron su cartera y una maleta. Más tarde, antes de abordar un taxi para dirigirse a la casa de un pariente, dos hombres lo golpearon y le robaron, según su relato. "Después de este ataque, estaba muy asustado. No sabía qué hacer", escribió en su declaración. "Sólo quería estar a salvo en casa", añadió.

Por este incidente, el dreamer tomó la decisión impulsiva de escalar la valla fronteriza y regresar a EEUU la noche del 19 de febrero. Fue detenido e interrogado por la Patrulla Fronteriza, firmó documentos sin estar seguro de su contenido –según relató– y fue trasladado a México al día siguiente. Él aseguró que lo expulsaron del país sin permitirle ver un abogado.

En abril, sus representantes legales presentaron una demanda para exigir que los funcionarios federales divulgaran información sobre por qué lo deportaron. Más tarde, intentaron obtener videos, documentos y testimonios de la Patrulla Fronteriza para comprobar que el joven fue expulsado del país, incluso se pidió que le permitieran volver a California para testificar en persona ante un tribunal.

Pero durante la espera de ese juicio, el muchacho decidió cerrar su caso.

El pasado lunes, Montes fue arrestado por segunda ocasión intentando entrar ilegalmente a EEUU. Desde ese día se encuentra bajo custodia en la cárcel del condado Imperial.

“Los agentes de la Patrulla Fronteriza siempre pararán, detendrán y arrestarán a cualquier persona que entre ilegalmente al país, independientemente de su estatus migratorio”, dijo David S. Kim, jefe auxiliar de la Patrulla Fronteriza, en un comunicado sobre el arresto de Montes.

Para los Abogados Camisassa y Gálvez, la única opción legal de Montes es pedir asilo político. “Se puede pelear este caso presentando pruebas de que su vida en México corre peligro”, explicó Gálvez.

El equipo legal del NILC, que representó legalmente a este dreamer, declinó comentar para esta nota.

Cómo la lucha del primer dreamer juan manuel montes deportado

Consulta Gratis

Llámenos hoy para agendar una cita con nuestras abogadas especialistas en inmigración.